Abogado: Expareja de Morales se convirtió en “prisionera política”

 

La boliviana Gabriela Zapata, expareja del presidente Evo Morales, se convirtió en una “prisionera política” porque no se respetaron sus derechos al haber sido trasladada de un penal a otro con una decisión administrativa y sin orden judicial, afirmó este sábado uno de sus abogados, Eduardo León.

El jurista enfatizó ante los medios que Zapata “deja de ser una detenida preventiva” y se convierte en “una prisionera política” porque una autoridad administrativa del sistema penitenciario violó sus derechos al instruir que sea llevada a otra cárcel.

La Policía trasladó el jueves a Zapata desde la cárcel de Obrajes a la de Miraflores, ambos en La Paz, debido a una orden del Gobierno que argumentó motivos de seguridad.

Zapata está detenida desde el 28 de febrero pasado acusada de varios supuestos delitos económicos, entre ellos enriquecimiento ilícito, y a los que se ha sumado en los últimos días denuncias sobre presuntos actos de falsedad y falsificación de documentos.

En paralelo a la investigación sobre esos delitos, Zapata y Morales han polemizado por el hijo que ambos tuvieron en 2007.

Morales y sus ministros aseguran, con contradicciones incluidas, que el menor está muerto o nunca existió, mientras que ella y sus abogados sostienen que está vivo, pero que no lo presentan porque su vida está en peligro y necesitan garantías internacionales.


Noticias Relacionadas:



comments powered by Disqus