Casos escandalosos en que se han visto envueltos miembros de la Iglesia Católica en país

 

 

Por: Patricia Rosado     

Santo Domingo.- El caso de Fernelys Carrión, asesinado en la casa parroquial Santa Cecilia por el sacerdote Elvin Taveras, no es el primero de los casos de abusos a menores de edad en el que se ven involucrados miembros de la iglesia católica, lo que se convierte en un escándalo para la sociedad dominicana y el mundo.

Las primeras semanas de agosto se vieron bañadas de rumores, llanto, desconcierto y decepción cuando salió a relucir  la muerte del joven Fernelys Carrión a manos del  sacerdote Elvin Taveras de la Iglesia católica, quien también abusaba de él sexualmente.

Pero, no sólo Fernelys fue víctima de estos actos desviados protagonizados por los clérigos. Y es que debajo de esa indumentaria eclesiástica de algunos se esconden un sinfín de secretos que ni la misma iglesia ha podido descifrar.

En el 2004, 13 menores fueron violados por los sacerdotes, Cirino Núñez y Ramón Betances , pero estos fueron absueltos de sus culpas. En 2005, el diácono Meregildo Díaz fue penado a 20 años de prisión por mandar a asesinar y quemar los cuerpos de una pareja de esposos.

En 2009, el sacerdote Domingo Espinal fue condenado a 15 años por violar sexualmente a una menor de 14 años. Asimismo en el 2012, el sacerdote Zacarías Cordero fue apresado bajo el cargo de violación a una menor de 15 años.

La imagen y credibilidad de la Iglesia Católica se puso en juego una vez más cuando el nuncio apostólico de nacionalidad polaca, Joseph Wesolowski fue acusado de abuso sexual en perjuicio de varios menores durante su estadía como representante del Papa en el país.

Otro caso es del polaco Alberto Gil, fue acusado de violar más de un centenar de niñas que tenía bajo su cuidado.

Por estos casos de abusos sexuales y asesinatos donde se involucran miembros de la iglesia, algunas personas creen que deberían de hacerse una depuración antes de pertenecer a la entidad religiosa.


Noticias Relacionadas:



comments powered by Disqus