Crece oposición en EEUU a elevar impuestos a la importación

WASHINGTON (AP) — La reforma tributaria en Estados Unidos, una de las mayores prioridades del presidente Donald Trump, está en terapia intensiva: está creciendo la oposición a una parte clave del plan de los republicanos en la Cámara de Representantes para cambiar la manera en que las corporaciones pagan sus impuestos a la importación.

El punto muerto aumenta las posibilidades de que los republicanos simplemente aprueben un recorte a los impuestos en lugar de reestructurar el sistema a fondo.

El propuesto impuesto a las importaciones es fundamental para el plan del Partido Republicano de reducir la tasa general del impuesto a las corporaciones. Generaría alrededor de 1 billón de dólares en la próxima década para financiar las tasas más bajas sin aumentar el déficit. También ofrecería fuertes incentivos no solo para que las compañías estadounidenses mantengan sus operaciones en Estados Unidos, sino también para que otras compañías trasladen sus operaciones del extranjero a Estados Unidos.

Sin embargo, el impuesto a las importaciones se enfrenta a la fuerte oposición de los minoristas, los fabricantes de automóviles y la industria petrolera, y un número creciente de republicanos en el Congreso han salido en contra. Les preocupa que aumente el costo de las importaciones y que se eleven los precios al consumidor.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dice que probablemente no hay suficientes votos para aprobar el impuesto de importación en la cámara alta. Además, ni un solo senador republicano lo ha aprobado públicamente. En la Cámara de Representantes, un poderoso grupo de conservadores dice que es hora de abandonar la idea.

“Cuanto antes admitamos eso y sigamos con un plan que realmente funcione y realmente pueda construir consensos, mejor”, dijo el representante republicano Mark Meadows, presidente del llamado Freedom Caucus, un grupo conservador de legisladores republicanos conservadores en la Cámara de Representantes.

Incluso uno de los mayores simpatizantes del nuevo impuesto está diciendo que está abierto a escuchar otras ideas.

El representante republicano Kevin Brady ha promovido el impuesto como presidente de la poderosa Comisión de Recursos y Arbitrios de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Ha dicho que el impuesto es la mejor manera de promover el crecimiento económico y los empleos estadounidenses, pero ha suavizado su postura sobre las alternativas.

“Todavía estoy seguro de que seguiremos en la mesa hasta que resolvamos ese problema, que es cómo podemos evitar que los puestos de trabajo de Estados Unidos sigan saliendo de Estados Unidos”, dijo Brady. “Vamos a permanecer abiertos a las mejores ideas sobre cómo resolver eso”.


Noticias Relacionadas:



comments powered by Disqus