Fin del hambre requiere fin de conflictos mundiales, según PMA

NACIONES UNIDAS (AP) — El director del Programa Mundial de Alimentos declaró que la única manera de poner fin al hambre en el mundo es acabar con los conflictos que agobian al planeta, lo que dejaría fondos para construir infraestructura y promover el crecimiento económico en los países pobres.

En una entrevista con la AP, David Beasley declaró hace pocos días que 19 países se encuentran actualmente en “conflictos prolongados”, lo que constituye “más conflictos de lo que jamás hemos tenido”, y que el 80% de los fondos del PMA, una agencia adscrita a la ONU, están ahora destinados a zonas en conflicto.

Por muchos años, expresó, la cantidad de personas que sufren hambre extrema disminuyó a pesar del aumento de la población global, pero en años recientes la cantidad aumentó de 777 millones a 815 millones, “todo a raíz de conflictos creados por el hombre”.

En 2015, los líderes mundiales se comprometieron a una serie de metas, principalmente erradicar la pobreza extrema mundial (es decir, gente que subsiste con menos de 1,25 dólares al día) en todos los países para el 2030.

“¿Erradicar el hambre para el 2030? Es un chiste, a menos que se ponga fin a los conflictos”, dijo Beasley. “Si ponemos fin a los conflictos, con la pericia de la industria de los alimentos, podemos poner fin al hambre mundial”.

Añadió que recientemente visitó varios países en conflicto: el Congo, la República Centroafricana, Sudán del Sur, Yemen, Siria y Somalia.

“Es una vergüenza para la humanidad que esté muriendo tanta gente, sobre todo niños, por hambre, simplemente por conflictos creados por el hombre”, destacó el funcionario.

Relató que cuando se reunió recientemente con el presidente ugandés Yoweri Museveni, éste le preguntó cuánto dinero estaba gastando el PMA en Sudán del Sur.

“Le dije, ‘alrededor de 1.000 millones de dólares, ¿no le gustaría tener 1.000 millones de dólares para caminos, infraestructura, desarrollo, en Uganda?’”, relató Beasley.

“Gastamos todo ese dinero, para nada. Estamos manteniendo gente con vida, y eso es maravilloso, pero ¿cuánto tiempo durará eso?” preguntó.

Afirmó que para Museveni escuchar esas palabras “fue un momento decisivo” pues se dio cuenta de cuánto dinero no se estaba usando para el desarrollo y para la creación de empleos y de oportunidades en países en desarrollo, por culpa de los conflictos.

Exhortó a los países poderosos del mundo a cooperar con las Naciones Unidas para poner fin a los conflictos.

comments powered by Disqus