Ministro Danilo Díaz resalta apoyo de Pedro Martínez a Manoguayabo

El ministro de Deportes Danilo Díaz compartió con Pedro Martínez y numerosos lanzadores de Grandes unas clínicas que la fundación del inmortal de Cooperstown ofreció a más de 80 niños entre 8 y 11 años de diez ligas béisbol en el sector San Miguel, de aquí.

El licenciado Díaz correspondió a una invitación que le hiciera la  Fundación Pedro Martínez para que le acompañara a la actividad realizada el pasado sábado 7, la que definió como la continuación de tantas que realiza la entidad a favor de la comunidad de San Miguel, en Manoguayabo, y el municipio Santo Domingo Oeste.

“Siempre me ha llamado poderosamente la atención el amor de Pedro Martínez por su comunidad; que lo ha hecho no con las palabras sino con el ejemplo”, resaltó el ministro de Deportes sobre el también inmortal del Deporte dominicano, cuya actividad compartió con el señor embajador de Canadá, Steve Coté.

Díaz agregó que distinto a otros, que luego de alcanzar el éxito, se van de la comunidad donde crecieron a otro lugar, pero “él decidió quedarse aquí”.

Díaz departió con Martínez, su esposa Carolina Cruz, su suegro, el también inmortal del Deporte Dominicano Enrique –Quique- Cruz, con los activos lanzadores de Grandes Ligas Ervin Santana, Edison Vólquez, Pedro Strop y Aroldys Vizcaíno; así como los retirados Francisco Cordero, Dennis Bautista, Roberto Girón y otros jóvenes profesionales de la zona.

Pedro Martínez

El exaltado a la inmortalidad del Salón de la Fama de Cooperstown en 2015 agradeció al ministro Díaz y su acompañante, el viceministro Soterio Ramírez, por ser parte de la actividad a favor de los niños y recordó a los munícipes de San Miguel, que no tenía mucho qué decir, porque todos saben “quien soy, de dónde vengo y en lo que estoy”.

“Recuerden que somos de ustedes, que estamos aquí por ustedes; ya yo cumplí mi meta, ahora quiero pasar la antorcha; quiero que uno de ustedes sea el que agarre ahora lo que era Pedro Martínez”, dijo otrora brillante lanzador, como una especie de exhortación a jóvenes peloteros de la zona presentes en la ocasión.

comments powered by Disqus