Rusia implementa estricta seguridad para la Confederaciones

MOSCÚ (AP) — Terrorismo, hooligans y manifestaciones. Esas son las principales preocupaciones para las fuerzas de seguridad rusas en esta Copa Confederaciones.

Una semana que comenzó con al menos 1.750 personas detenidas en protestas en todo el país culminará con los primeros partidos del torneo que sirve como un ensayo para la Copa del Mundo. Y Rusia está obligada a demostrar que puede albergar un campeonato seguro.

Los estadios tendrán seguridad de máximo nivel, similar a los aeropuertos, aunque ya ha habido algunos problemas. Un partido de la liga rusa el mes pasado que fue utilizado como prueba para la seguridad de la Confederaciones se vio afectado porque los hinchas contrabandearon pirotecnia al interior del estadio.

El presidente ruso Vladimir Putin impuso una serie de medidas de seguridad, que también han sido criticadas por algunos sectores que consideran que son una excusa para acallar a los críticos de su mano dura.

Las medidas son similares a las que se establecieron para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi, un evento que se realizó en una sola ciudad y lejos de lugares con alta concentración poblacional. La Confederaciones, en cambio, se realizará del 17 de junio al 2 de julio en cuatro ciudades, entre ellas las dos principales Moscú y San Petersburgo, mientras que el Mundial del próximo año tendrá 11 ciudades.

?Sochi fue más fácil?, dijo Andrei Soldatov, un experto en los servicios de seguridad rusos. ?Ahora estamos hablando de muchas ciudades. Es una situación inusual y peligrosa?.

Los funcionarios rusos aseguran que el torneo será seguro.

?No hay amenazas directas contra los participantes o los visitantes?, afirmó la semana pasada el oficial a cargo de la seguridad del torneo, Alexei Lavrishchev. En cuanto a las medidas de seguridad, ?los ciudadanos que cumplan con las leyes no tienen nada de qué preocuparse?.

TERRORISMO

Durante muchos años, las fuerzas de seguridad rusas se enfocaron en los grupos islamistas en el Cáucaso del Norte, donde las fuerzas rusas libraron dos guerras en los 90 y a principios de 2000.

Un bombazo en el metro de San Petersburgo el 3 de abril dejó 14 muertos y frenó una racha de tres años sin ataques importantes fuera de la región del Cáucaso del Norte. El supuesto responsable era de la región de Asia central y no aparentaba tener vínculos con grupos del Cáucaso, lo que podría apuntar a ?el nacimiento de nuevos protagonistas?, dijo Soldatov. ?No estoy totalmente seguro de que las fuerzas de seguridad rusas estén listas para lidiar con este tipo de amenazas?, indicó.

Las principales estaciones de tren y metro en Rusia tienen detectores de metal, pero es inusual que los pasajeros sean revisados y muchas veces los aparatos están apagados. Las medidas son más estrictas en San Petersburgo desde el ataque de abril y de cara al torneo.

La seguridad en los aeropuertos es estricta desde los bombazos a dos aviones en 2004 y en un aeropuerto en Moscú en 2011.

Es común que las autoridades en las ciudades principales detengan a personas de apariencia asiática, aunque es improbable que intervengan con fanáticos extranjeros que vistan camisetas de sus selecciones.

HOOLIGANS

Hace un año, los hinchas rusos dejaron una pésima impresión al protagonizar todo tipo de desmanes durante la Eurocopa en Francia, sobre todo en peleas con seguidores de Inglaterra.

No se espera que haya incidentes similares en la Confederaciones, ya que habrá menos hinchas extranjeros y Rusia no tiene rivalidad con Nueva Zelanda, Portugal y México, sus oponentes en la fase de grupos.

Las autoridades tienen una lista de 191 hinchas que tienen prohibido acudir a los estadios. Además del boleto, los fanáticos necesitan una tarjeta de identificación especial para ingresar a los estadios, que es emitida después de una inspección de parte de las autoridades rusas.

También habrá amplia presencia policial alrededor de los estadios, donde se restringirá la venta de alcohol.

En una prueba de seguridad el 17 de mayo, miles de policías patrullaron el partido por la liga rusa entre Spartak de Moscú y Terek Grozny, en el estadio de la capital que será sede de la Confederaciones. A pesar de las medidas, los hinchas de Spartak ingresaron bengalas y otras pirotecnias al estadio. El partido incluso tuvo que ser detenido durante varios minutos debido a la enorme cantidad de humo de las bengalas.

PROTESTAS

Siempre es difícil recibir el permiso oficial para realizar una manifestación en Rusia, y durante la Confederaciones será incluso más complicado.

El decreto de Putin establece que la policía tiene que aprobar cualquier reunión público en o cerca de una ciudad sede. Los organizadores o participantes de cualquier evento no aprobado pueden ser arrestados. Las protestas del lunes eran una mezcla de eventos sancionados y no sancionados en diferentes ciudades.

El decreto también señala que los visitantes extranjeros tienen que registrarse con las autoridades locales en 24 horas tras llegar a una ciudad, mientras que los rusos tienen tres días para hacerlo. Los hoteles se encargarán de registrar a sus huéspedes, aunque los que utilicen servicios como Airbnb tendrán más dificultades para hacerlo.

De todas formas, es improbable que las autoridades implementen el decreto al pie de la letra.

EL PRÓXIMO AÑO

Con sólo cuatro estadios en Moscú, San Petersburgo, Sochi y Kazán, la Confederaciones será relativamente fácil de proteger comparado con la Copa del Mundo de 2018.

Muchos de los 12 estadios -en 11 ciudades- están en provincias lejanas, donde tiene poca experiencia recibiendo visitantes extranjeros.

Entre esas sedes está Volgogrado, donde hubo tres bombazos en 2013. Ciudades cercanas como Astrakhan, Grozny y Pyatigorsk han sido blancos de ataques en años recientes, y aunque allí no habrá partidos, se espera que sean sedes de concentraciones de selecciones.


Noticias Relacionadas:



comments powered by Disqus