¿Qué es la Pancreatitis ?

¿Qué es la Pancreatitis ?

La pancreatitis es una inflamación (hinchazón) del páncreas. El páncreas es una glándula que se encuentra cerca del estómago y el hígado y produce jugos digestivos o enzimas. Estos le ayudan a absorber y digerir los alimentos. La pancreatitis ocurre cuando las enzimas dañan el páncreas y provocan inflamación.

Hay 2 tipos de pancreatitis:

Aguda: solo dura unos días

Crónica: dura mucho tiempo (hasta algunos años)

Ambos tipos son graves y pueden causar complicaciones. La pancreatitis puede dañar su páncreas de forma permanente. Sin embargo, existen medicamentos que pueden ayudarlo a controlar el dolor y a llevar una vida normal.

Síntomas de la pancreatitis

Los síntomas de la pancreatitis aguda incluyen:

Dolor en la parte superior del abdomen que se extiende a la espalda

Náusea

Vómito

Fiebre

Frecuencia cardíaca rápida

Las personas que padecen pancreatitis crónica también pueden experimentar dolor abdominal, náuseas y vómitos. También pueden presentar los siguientes síntomas:

Niveles altos de azúcar en la sangre

Pérdida de peso involuntaria

Diarrea

Heces grasosas o aceitosas

Ictericia (color amarillento de la piel y de la parte blanca de los ojos)

A veces, las personas con pancreatitis crónica no presentan síntomas hasta que sufren complicaciones.

Si presenta alguno de estos síntomas, llame a su médico de inmediato. Si no se trata, la pancreatitis puede causar complicaciones que pueden ser fatales.

¿Qué causa la pancreatitis?

Hay varios factores que pueden causar pancreatitis. Las causas más comunes son:

Cálculos biliares (fluidos digestivos que se solidifican y forman cálculos en la vesícula biliar)

Consumo excesivo de alcohol

Trastornos genéticos del páncreas

Ciertos medicamentos

Otras causas incluyen:

Fumar

Niveles altos de triglicéridos (un tipo de grasa en la sangre)

Niveles altos de hormona paratiroidea en sangre (llamado hiperparatiroidismo)

Niveles altos de calcio en la sangre (llamado hipercalcemia)

Cáncer de páncreas

Fibrosis quística

Antecedentes familiares de pancreatitis

Cirugía abdominal

Lesión en el abdomen

En algunos casos, los médicos no saben qué causa la pancreatitis.

¿Cómo se diagnostica la pancreatitis?

Su médico le realizará un examen físico y le hará preguntas sobre sus síntomas. Es posible que realice análisis de laboratorio en muestras de sangre o heces. También puede realizar pruebas por imágenes para buscar inflamación u otros signos de pancreatitis. Esto podría incluir una ecografía, que usa ondas sonoras para crear una imagen de cómo se ven sus órganos. También podría incluir imágenes por resonancia magnética (IRM) o una tomografía computarizada (TC).

 

¿Se puede prevenir o evitar la pancreatitis?

No se puede prevenir la pancreatitis, pero hay pasos que puede tomar para reducir el riesgo de desarrollarla. Estos incluyen:

Mantener un estilo de vida saludable o perder peso, si es necesario. Al mantener su cuerpo en un peso saludable, puede hacer que su páncreas funcione mejor y reducir algunos factores de riesgo de pancreatitis. Estos incluyen cálculos biliares, obesidad y diabetes. Seguir una dieta equilibrada y baja en grasas y hacer ejercicio con regularidad.

Evitar el alcohol. El consumo excesivo de alcohol es una de las principales causas de pancreatitis aguda y crónica. Hable con su médico si necesita ayuda para dejar de beber.

No fumar. Fumar es un factor de riesgo de pancreatitis. Su riesgo aumenta aún más si fuma y bebe alcohol. Si necesita ayuda para dejar de fumar, hable con su médico.

Tratamiento de pancreatitis

Si tiene pancreatitis aguda, es posible que deba permanecer en el hospital durante unos días. Allí puede recibir líquidos por vía intravenosa (IV), antibióticos y medicamentos para aliviar el dolor. La mayoría de los casos leves de pancreatitis desaparecen con tratamiento y reposo.

Si tiene un caso más grave de pancreatitis, es posible que necesite otro tratamiento. Este tratamiento dependería de la causa de la pancreatitis, pero podría incluir:

Remoción de la vesícula biliar. Si tiene cálculos biliares, es posible que necesite que le extraigan la vesícula biliar.

Otros procedimientos. Si tiene un absceso o un seudoquiste que está infectado, es posible que su médico deba drenarlo. Puede remover el tejido dañado de su páncreas si es necesario. También puede realizar otros procedimientos para tratar problemas en los conductos biliares y pancreáticos.

Si tiene pancreatitis crónica, su plan de tratamiento ayudará a aliviar el dolor, mejorará el funcionamiento del páncreas y controlará las complicaciones. Puede incluir:

 

Una dieta baja en grasas

Medicina para aliviar el dolor

Insulina para ayudar con los niveles altos de azúcar en sangre

Tabletas de enzimas (píldoras que ayudan a digerir los alimentos)

Vitaminas si su cuerpo no absorbe bien los nutrientes

También es posible que alguien con pancreatitis crónica necesite someterse a una cirugía. Esto podría ayudar a aliviar la presión o un bloqueo en un conducto pancreático. La cirugía también podría usarse para extirpar una parte dañada o infectada del páncreas.

Las personas que padecen pancreatitis no deben beber alcohol ni fumar. Algunas personas desarrollan diabetes o cáncer del páncreas debido al daño causado por la pancreatitis crónica. Estas afecciones necesitan un tratamiento diferente.