EEUU da luz verde a los fertilizantes rusos: cómo las sanciones afectaron a las exportaciones agrícolas

EEUU da luz verde a los fertilizantes rusos: cómo las sanciones afectaron a las exportaciones agrícolas

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos aclaró el pasado jueves 24 de marzo que las transacciones relacionadas con las exportaciones o reexportaciones desde Rusia de productos agrícolas y otros vinculados con la medicina, en particular con la lucha contra la pandemia de covid-19 y los ensayos clínicos, están autorizadas.

De no ser por esa precisión en forma de licencia general, las mencionadas actividades comerciales aún seguirían prohibidas como parte de las sanciones impuestas por Washington a Rusia por su operativo militar en Ucrania.

Si bien la importación de productos agrícolas no llegó a estar directamente prohibida como tal tras la imposición de las sanciones, sí lo estuvieron las transacciones financieras con personas y entidades rusas relacionadas con esa esfera e incluidas en la lista estadounidense.

Entre otras cosas, la reciente aclaratoria del Gobierno estadounidense elimina las dudas sobre la posibilidad de importar fertilizantes rusos, que siguen siendo importantes tanto para EE.UU. como para Europa. En 2019 Rusia exportó 3,9 % de sus fertilizantes, incluyendo los de fosfato, hacia EE.UU., su octavo importador más grande en aquel entonces.

Según fuentes del periódico ruso Kommersant vinculadas con la industria agrícola, la decisión del Departamento del Tesoro puede considerarse como una señal importante de carácter “extraterritorial”, lo que significa que es altamente probable que todos los socios de EE.UU. tomen nota del permiso para hacer tales importaciones sin temor a potenciales riesgos relacionados con las sanciones norteamericanas.

Además, destacaron que casi inmediatamente después de la publicación de la licencia “las ventas llegaron a transcurrir con mayor facilidad”, y vincularon la decisión del Gobierno norteamericano con la escasez en los mercados a raíz de las disrupciones logísticas en las entregas desde Rusia.

Actualmente los suministros de productos químicos de Rusia se efectúan principalmente mediante buques pequeños de países que no se unieron a las sanciones contra Moscú, comentaron fuentes de Kommersant. Sin embargo, dado que gigantes navieros como MSC y Maersk declararon que su boicot a las exportaciones desde Rusia no se extendería a los artículos esenciales y cargas humanitarias, que ahora incluyen también los fertilizantes, la industria química espera mejoras en la logística.

En total, EE.UU. cubría 20 % de sus necesidades de hidrógenofosfato de amonio desde Rusia, mientras que el porcentaje de las importaciones de potasio y urea ascendía a 6 % y 13 %, respectivamente. En el caso de Europa, el bloque recibe desde Rusia el equivalente a 25 % de sus requerimientos de urea, 15 % de nitrato de amonio, 35 % de potasio y cerca de 33 % de fertilizantes fosforados.

En opinión de María Liubímova, miembro del Colegio de Abogados “Regionservis”, la licencia aclaratoria muestra que las amplias sanciones, inicialmente destinadas a bloquear por completo el intercambio económico entre Rusia y EE.UU., podrían ser relajadas en el futuro. Al mismo tiempo, subraya que la evolución de los acontecimientos demostró la fragilidad de los regímenes jurídicos y la posibilidad de revisar los acuerdos previamente pactados en cualquier ámbito del comercio.