La economía de China muestra indicios de estancamiento y amenaza con frenar el crecimiento mundial

La economía de China muestra indicios de estancamiento y amenaza con frenar el crecimiento mundial

La economía de China se enfrenta a un período de crecimiento más lento y esto amenaza con frenar la recuperación mundial tras la pandemia. En parte, esto ocurre por el enfoque de tolerancia cero de Beijing para frenar el avance del COVID-19.

Ahora, según reportó el Wall Street Journal algunos economistas creen que el gigante asiático se acerca a una recesión, algo que el país no ha experimentado en décadas. No obstante, China tiene algunas herramientas para evitar llegar a ese escenario. Por ejemplo, aumentar el gasto público para que la economía crezca.

La actividad fabril se contrajo a un ritmo más pronunciado en abril, en un momento en que los confinamientos generalizados por el COVID-19 redujeron la producción e interrumpieron las cadenas de suministro, mostró una encuesta oficial el sábado.

El índice oficial de gerentes de compras (PMI) de manufactura cayó a 47,4 en abril desde 49,5 en marzo, para un segundo mes consecutivo de contracción, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS). La marca de 50 puntos separa la contracción del crecimiento en una base mensual.

Docenas de las principales ciudades de China están en medio de confinamientos totales o parciales, incluido el centro comercial de Shanghai, llevando a más analistas a reducir las previsiones de crecimiento para la segunda economía más grande del mundo.

Ante este panorama, millones recién graduados luchan por encontrar un trabajo. La confianza empresarial cayó, las importaciones se desplomaron y los chinos están ahorrando más, informó The Wall Street Journal.

Pero no solo la política de tolerancia cero contra el COVID-19 ha afectado a China, ahora las guerra en Ucrania elevó los costos para las empresas chinas y disminuyó la demanda de sus exportaciones. Además, el sector de los bienes raíces entró en una fuerte caída el año pasado.

El problema no solo afecta a China, ya que la desaceleración de su economía se sentirá a nivel mundial. Según el Fondo Monetario Internacional, el gigante asiático representaría una cuarta parte del crecimiento económico mundial hasta 2026.