OMS informó que la cepa británica del COVID-19 ya fue detectada en 70 países y la sudafricana en 31

Telenoticias

La variante británica del nuevo coronavirus se hallaba presente en un mínimo de 70 países el 25 de enero, alertó la Organización Mundial de la Salud (OMS) este miércoles. Según informó el organismo dependiente de la ONU, ello implica que la cepa fue detectada en 10 nuevos países en un lapso de seis días, cuando se había hecho el último conteo.

La cepa sudafricana, otra mutación del virus que al igual que la británica es más contagiosa que la original, ha sido detectada en 31 países, ocho más que en el recuento previo. Y la brasileña en seis nuevos países en el mismo lapso, con lo que ya está presente oficialmente en ocho.

Se están realizando estudios en todo el mundo para averiguar por qué las variante se esparcen con mayor velocidad a aquella descubierta a finales de 2019 en China.

Las autoridades sanitarias británicas saben que la cepa del país se transmite más, pero se conoce poco sobre su nivel de peligrosidad. El 22 de enero, el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció que la variante británica parecía ser también más mortífera. El mandatario realizó la declaración luego de que datos preliminares mostraran que su letalidad sería entre un 30% y un 40% superior a la de los virus clásicos. No obstante, los expertos indicaron que esos datos son todavía limitados y no alcanzan para llegar a una conclusión al respecto.

En este sentido, la OMS también se mostró prudente. “Los resultados son preliminares y se necesitan más análisis para corroborar esas conclusiones”, indicó la agencia de la ONU en su boletín.

Las variantes son versiones diferentes del coronavirus inicial que aparecen con el tiempo, luego de que este mute. Es un fenómeno normal en la vida de cualquier virus.

Reina del Sur