15 personas pasaron 40 días en una cueva sin teléfonos, relojes ni luz solar en un experimento extremo

Telenoticias

Quince voluntarios han emergido de una cueva en el suroeste de Francia después de pasar 40 días sin relojes, teléfonos o luz solar para un experimento de aislamiento humano.

El grupo de ocho hombres y siete mujeres vivía en la cueva de Lombrives como parte de un proyecto de 1,4 millones de dólares llamado Deep Time, que se propuso explorar los límites de la adaptabilidad humana al aislamiento. El proyecto, liderado por el Human Adaption Institute, finalizó el sábado después de 40 días.

Con grandes sonrisas en sus rostros pálidos, dejaron su aislamiento voluntario en la cueva de Lombrives con una ronda de aplausos y disfrutaron de la luz mientras usaban lentes especiales para proteger sus ojos después de tanto tiempo en la oscuridad.

Durante su tiempo en la cueva, los voluntarios durmieron en tiendas de campaña y hicieron su propia electricidad con una bicicleta de pedales ya que no había luz natural. También sacaron agua de un pozo de 146 pies debajo de la tierra.

Para sorpresa de nadie, rápidamente perdieron el sentido del tiempo.

El director del proyecto, Christian Clot, que también formaba parte del grupo, dijo a los periodistas el sábado: “¡Y aquí estamos! Nos fuimos después de 40 días. Para nosotros, fue una verdadera sorpresa”, citó The Guardian .

Un voluntario dijo que pensaba que había estado bajo tierra durante 23 días.

El grupo no tenía comunicación con el mundo exterior y no podía usar teléfonos u otros dispositivos electrónicos.

Un voluntario, el profesor de matemáticas Johan Francois, dijo que corrió círculos de 10 kilómetros en la cueva para mantenerse en forma. También contó que tenía “deseos viscerales” de salir de la cueva, según dijo a la BBC.

 

Reina del Sur