Perú acude a las urnas con sensación de urgencia histórica

Telenoticias

Perú vota este domingo con la sensación de encontrarse en el momento más trascendental de su historia reciente. Los dos candidatos a presidir el país durante los próximos cinco años son percibidos por parte de la sociedad como un peligro para el inestable sistema político peruano.

El Gobierno ha tenido cinco Presidentes distintos en el último lustro, uno por año. Todos los jefes de Estado electos desde 1986 han pasado un tiempo en prisión por casos de corrupción. En este punto, ahora toca elegir entre Keiko Fujimori, la hija del autócrata Alberto Fujimori, una política conservadora y populista cuyo partido y ella misma están involucrados en corruptelas, y un profesor radical de izquierdas, Pedro Castillo, conservador en lo social e imprevisible en lo demás. Llegan empatados en las encuestas después de una campaña áspera y agresiva. El vencedor, previsiblemente, lo logrará por un puñado de votos, reseñó El País.

La elección llega en un momento de crisis. Perú ha registrado más de 185.000 muertes por la Covid-19, lo que le coloca como el país con más fallecidos per capita del mundo. La pandemia ha evidenciado los fallos del sistema de salud público. Mucha gente ha muerto sin supervisión médica ni tanques de oxígeno. Los que han acudido a la sanidad privada en ocasiones se han endeudado para siempre. Hay casos de peruanos que no recogen el cadáver de sus familiares porque no pueden afrontar los gastos de la clínica, de hasta 300.000 dólares.

La economía no va mejor. Dos semanas después de la primera vuelta electoral, el 26 de abril, Perú registró el máximo histórico del tipo de cambio interbancario ?3,84 soles la venta por dólar?. Cifras similares se han repetido en la semana previa a las urnas. El 3 de junio la moneda nacional se depreció hasta llegar a 3.86 soles por dólar. La economía peruana cayó 11% en 2020 ?el mayor retroceso en tres décadas? debido al confinamiento estricto por causa de la pandemia entre marzo y junio, y causó además un incremento de 10 puntos porcentuales de pobreza respecto de 2019: actualmente casi 10 millones de personas no pueden cubrir sus necesidades esenciales, es decir el 30% de la población.

Las dos opciones de voto parecían las más improbables cuando arrancó la campaña de la primera vuelta. Keiko Fujimori había dilapidado casi todo su capital político en los últimos años después de que en 2016 asegurara que le habían robado las elecciones y desde entonces, con mayoría en el Congreso, dificultara la gobernabilidad del país. En paralelo le rodearon casos de corrupción, que sumados a su nombre, ahondó en la idea de que es la cabeza de una cleptocracia. Sin embargo, el voto estuvo tremendamente fragmentado y ella sobresalió, con un 13% de votos, sobre el resto de opciones de derecha.

El más votado entonces, por sorpresa, fue Castillo, que se hizo conocido en 2017 al liderar una huelga de maestros. Cuatro años después no muchos lo recordaban. Pero Castillo, con un discurso en beneficio de los pobres y la desigualdad histórica que existe en el país, en contra de las oligarquías empresariales y el sistema de castas, se recorrió el país, de punta a punta. Exhibió un desacomplejado discurso contra libertades como el matrimonio homosexual o el aborto, y llegó a decir que implantaría la pena de muerte.