Brasil supera el medio millón de muertos por Covid-19; segunda marca más alta del mundo

Telenoticias

Priscila Dissele Florêncio, de 34 años, se vacunó contra la covid-19 a principios de junio, en São Paulo. Para ella, ese momento, esperado con expectación por millones de brasileños, no vino cargado de alegría. “Cambiaría mi vacuna por la vida de mi padre y de mi hermana mayor”, explica.

José Carlos Dissele, muerto a los 64 años, y Vanessa Dissele Palason, a los 41, son parte de los 500.800 muertos por el nuevo coronavirus en Brasil, una cifra a la cual se llegó este sábado, según datos del Ministerio de la Salud.

José Carlos, con cormobilidades previas, falleció en diciembre tras complicaciones provocadas por la enfermedad. Vanessa, sana, murió el 1 de junio, después que el equipo que suministraba oxígeno a pacientes con Covid-19 de la UCI donde ella estaba ingresada tuvo problemas mecánicos. El incidente mató a otras dos personas.

“Con mi padre, al menos pudimos hablarle antes de que se le intubara. Con ella no hubo tiempo”, señala Priscila, quién solo pudo ver su hermana para identificar el cuerpo, almacenado en un contenedor refrigerado al lado del hospital: “Tenía claras señales de falta de aire, en una posición de quien había agonizado. Me chocó, fue traumático”, dijo.

Las dos tenían una tienda de comunicación visual donde trabajaban como dependientas. “Nos veíamos todos los días, éramos muy cercanas. Ahora queda este vacío”, dice. La rutina de esta superviviente de la Covid-19 (Priscila tuvo la enfermedad, pero no desarrolló un cuadro grave) ahora incluye tratamientos psiquiátricos y visitas a psicoterapeutas para intentar afrontar una realidad que ella y miles de otros brasileños nunca podrán calificar de “nuevo normal”. “Nunca pasé por un proceso de ansiedad y depresión como estoy sintiendo ahora. Tengo síntomas físicos, ¿sabes?”, se queja.