Rusia y EEUU intercambian acusaciones en la ONU por Ucrania

Rusia y EEUU intercambian acusaciones en la ONU por Ucrania

NACIONES UNIDAS — Rusia acusó el lunes a Occidente de “provocar tensiones” en torno a Ucrania y dijo que Estados Unidos colocó en el poder a “nazis puros” en Kiev, en una tormentosa sesión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la concentración de fuerzas rusas en la frontera ucraniana.

La embajadora estadounidense, Linda Thomas-Greenfield, respondió afirmando que la concentración de más de 100.000 soldados rusos en la frontera constituye “la mayor movilización” militar en Europa en varias décadas, y acusó a Rusia de ciberataques y de campañas de desinformación.

“Y ellos están intentando, sin fundamento alguno, retratar a Ucrania y a los países occidentales como los agresores a fin de inventarse un pretexto para atacar”, declaró Thomas-Greenfield.

Los ásperos intercambios ocurrieron luego que Moscú no pudo evitar la reunión, donde quedaron en evidencia las amplias discrepancias entre las dos potencias nucleares. Fue la primera sesión en que todos los participantes en la crisis ucraniana hablaron públicamente, aunque el Consejo de Seguridad no tomó acción alguna.

El encuentro en la sede del organismo mundial dio inicio a una semana de varias acciones diplomáticas de alto nivel. Rusia ha concentrado unos 100.000 soldados cerca de la frontera con Ucrania, suscitando temores de que está a punto de invadir.

Rusia niega tener intenciones de invadir, pero exige que la OTAN prometa jamás incorporar Ucrania, cese sus despliegues cerca de la frontera rusa y retire sus fuerzas de los países de Europa Oriental. La OTAN afirma que esas exigencias son inaceptables.

El embajador ruso ante la ONU Vassily Nebenzia acusó a Estados Unidos de “provocar tensiones y retórica y provocar una escalada”.

“Usted casi que quiere que esto ocurra”, declaró Nebenzia dirigiéndose a Thomas-Greenfield.

Nebenzia culpó a Estados Unidos por el derrocamiento en 2014 de un gobierno ucraniano que era más afín a Rusia, y denunció que ello trajo al poder a “nacionalistas, radicales, rusófobos y nazis puros” y ocasionó antagonismo entre Rusia y Ucrania.

“Si no hubieran hecho esto, estaríamos viviendo en un espíritu de buenas relaciones de vecinos y cooperación mutua”, expresó el embajador ruso.

“Sin embargo, hay algunos en Occidente que no quieren este escenario positivo. Lo que está ocurriendo hoy en día es otro intento de meter una cuña entre Rusia y Ucrania”, añadió.

Nebenzia abandonó la sala cuando le tocó hablar al embajador ucraniano, dejándole su silla a su subalterno.

 

La votación sobre si tener o no la reunión fue de 10 a favor y dos en contra. Rusia y China votaron no, y se abstuvieron la India, Gabón y Kenia. Se necesitaban nueve votos para que fuera aprobada.

El presidente estadounidense Joe Biden emitió un comunicado diciendo que el encuentro fue “un paso crítico para hacer que el mundo hable a una sola voz” en cuanto a rechazar el uso de la fuerza, buscar una desescalada militar, fomentar la diplomacia y exigir que todos “se abstengan de cometer una agresión militar contra sus vecinos”.

El ministro ruso de Exteriores Serguei Lavrov y el secretario estadounidense de Estado Antony Blinken no lograron grandes avances en su reunión reciente en Ginebra. Se prevé que hablen por teléfono el martes, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

El jueves, Biden advirtió al líder ucraniano Volodymyr Zelenskyy en una conversación telefónica que hay “una gran posibilidad” de que Rusia realice una incursión en febrero, pero el líder ucraniano minimizó los temores, quejándose que las declaraciones en Occidente están ahuyentando las inversiones en su país.

Zelenskyy declaró el viernes que “no hemos visto una escalada mayor a lo visto antes” y sugirió que la concentración de fuerzas podría ser un intento de Rusia de ejercer “presión psicológica” y sembrar el pánico.

En tanto, el primer ministro británico Boris Johnson visitará Ucrania el martes y se reunirá con Zelenskyy, y hablará con el presidente ruso Vladimir Putin el lunes para exhortarle “a que eche un paso atrás”, dijo el despacho de Johnson. El mandatario británico ha indicado que está considerando enviar cientos de soldados a países bálticos de la OTAN, como muestra de fuerza.

El vocero del Kremlin Dmitry Peskov declaró el lunes que “la histeria provocada por Washington desata histeria en Ucrania, donde la gente está casi que empacando sus cosas para ir al frente”.

Lo Reciente