EEUU: Hospitales comienzan a salir de última oleada de COVID

EEUU: Hospitales comienzan a salir de última oleada de COVID

A medida que las cifras de la variante COVID: ómicron descienden en Denver Health, el doctor Anuj Mehta recuerda la escena de la comedia de 1980 “The Blues Brothers” en la que John Belushi y Dan Aykroyd salen de un coche maltrecho tras una persecución policial.

De repente, todas las puertas se sueltan de las bisagras, las ruedas delanteras se caen y sale humo del motor.

“Y ese es mi temor”, dice Mehta, un neumólogo especialista en terapia intensiva. “Me preocupa que, en cuanto nos detengamos, todo se venga abajo”.

En todo Estados Unidos, el número de personas hospitalizadas con COVID-19 se ha reducido en más de un 28% en las últimas tres semanas, hasta un promedio de 105.000, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Pero el descenso en la ola de ómicron ha dejado a su paso cirugías pospuestas, personal agotado e incertidumbre sobre si ésta será la última gran oleada o si habrá otra.

“Lo que queremos ver es que la ola de ómicron siga bajando, que no veamos surgir otra variante de preocupación, que empecemos a salir de esto”, dijo el doctor Chris Beyrer, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg.

Pero añadió: “Ya nos hemos equivocados dos veces, con delta y ómicron. Así que eso aumenta la ansiedad y la incertidumbre de la gente, y la sensación de ‘¿cuándo va a terminar esto?’”.

Otro motivo de ansiedad: Las hospitalizaciones por COVID-19 ni siquiera son tan bajas. Están en un nivel que se vivió en enero de 2021, en medio de la oleada del invierno pasado.

Los hospitales atravesaron con dificultad la oleada de ómicron con personal que ya estaba agotado después de que muchos miembros del personal dejaran la profesión. Los trabajadores de salud restantes enfermaron en masa. En algunos hospitales, el personal de oficina fue asignado para ayudar a hacer las camas.

Ahora, muchos hospitales siguen en modo crisis, ya que trabajan para reprogramar a las personas cuyas prótesis de cadera e incluso cirugías de cáncer y cerebro se pospusieron durante la crisis de ómicron para liberar espacio para atender a los pacientes del COVID-19.

Incluso en Dakota del Norte, que se ha situado sistemáticamente entre los primeros puestos en cuanto a número de casos de COVID-19 en proporción de la población, los hospitales han experimentado un drástico descenso de pacientes con el virus. Sin embargo, los ejecutivos de Sanford Health dijeron que sus hospitales siguen estando llenos.

“Llevamos un par de años trabajando duro aquí, pero no estoy seguro de percibir algún alivio”, dijo el doctor Doug Griffin, vicepresidente y director médico de Sanford en Fargo, Dakota del Norte. “La mayoría de nuestro personal está atendiendo a otros pacientes. Seguimos teniendo gente muy, muy enferma que viene por todo tipo de razones”.

 

En los 13 hospitales de la Clínica Cleveland de Ohio, el número de pacientes con COVID-19 ha descendido a 280, desde un máximo durante la pandemia de unos 1.200. Las cirugías empezaron a retrasarse a finales de diciembre, y la situación acaba de normalizarse, dijo el doctor Raed Dweik, director del instituto respiratorio del sistema.

La esperanza, dijo, es que esta sea la última gran oleada y que los hospitales puedan empezar a ponerse al día.

“Ya hemos visto frustradas nuestras esperanzas. ‘Oh, este es el fin de la pandemia y de este virus’”, dijo. “Cada vez que decimos algo así, se ríe de nosotros y vuelve con una nueva variante”.