Consejo de Seguridad de la ONU celebra una reunión de emergencia sobre la situación en torno a Ucrania

Consejo de Seguridad de la ONU celebra una reunión de emergencia sobre la situación en torno a Ucrania

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha convocado una reunión de emergencia para abordar temas que se encuentran sobre la mesa en torno a la actual situación en Ucrania, después de que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, tomara la decisión de “reconocer de inmediato la independencia y la soberanía” de Donetsk y Lugansk y firmara los decretos pertinentes para el reconocimiento de la independencia de ambas repúblicas populares.

La reunión se lleva a cabo en Nueva York (EE.UU.) y fue convocada por iniciativa de Albania, Reino Unido, Irlanda, México, Noruega, Estados Unidos, Ucrania y Francia. De parte de Moscú, en la cumbre participa el representante permanente de Rusia en las Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, mientras que por Kiev está el representante de Ucrania ante la ONU, Serguéi Kislitsa.

Las primeras declaraciones provinieron de la subsecretaria de la ONU, la estadounidense Rosemary DiCarlo, quien señaló que la decisión de Rusia de reconocer la independencia de ambas repúblicas populares podría tener “implicaciones regionales y globales”.

Asimismo, durante una ceremonia en el Kremlin el jefe de Estado ruso firmó con el líder de Donetsk, Denís Pushilin, y el líder de Lugansk, Leonid Pásechnik, acuerdos de amistad, cooperación y asistencia mutua entre Rusia y ambas repúblicas.

“El llamado mundo civilizado, del cual los colegas occidentales se autodenominan únicos representantes, prefiere no darse cuenta de la matanza de civiles, el asedio, el hostigamiento de personas en el Donbass, como si todo este horror, genocidio, al que son sometidas casi 4 millones de personas, no existiera”, anunció Putin durante su mensaje a la nación de este lunes, recordando que actualmente “prácticamente no pasa ni un solo día sin bombardear las localidades del Donbass”.

Tras finalizar su discurso, Putin ha ordenado al Ministerio de Defensa que garantice el mantenimiento de la paz por parte de las Fuerzas Armadas rusas en las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

La decisión tomada por Kremlin no fue bien recibida por el Occidente. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, instó a imponer “sanciones europeas específicas” contra Moscú, asegurando que se trata de “una violación unilateral de los compromisos internacionales de Rusia y un ataque a la soberanía de Ucrania”.

En paralelo, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, comunicó que el presidente estadounidense, Joe Biden, emitirá una orden ejecutiva que “prohibirá nuevas inversiones, comercio y financiamiento por parte de estadounidenses” hacia las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, mientras el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, anunció que el reconocimiento de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk por parte de Rusia “requiere una respuesta rápida y firme”.

Canadá también se sumó a los países que condenaron la decisión de Putin y prometió “reaccionar con firmeza” e imponer sanciones en respuesta, según la ministra de Relaciones Exteriores, Melanie Joly.