Ataque ruso daña hospital de maternidad en Ucrania

Ataque ruso daña hospital de maternidad en Ucrania

KIEV, Ucrania— Un ataque ruso dañó gravemente un hospital de maternidad en la asediada ciudad portuaria de Mariúpol, informó Ucrania el miércoles, y los ciudadanos que intentaban escapar de los bombardeos en las afueras de Kiev se dirigieron a la capital en medio de las advertencias de Occidente de que la invasión de Moscú está a punto de tomar un giro más brutal e indiscriminado.

El presidente Volodymyr Zelenskyy tuiteó que había “personas, niños bajo los escombros” del hospital y calificó el ataque de una “atrocidad”. Las autoridades dijeron que estaban tratando de establecer cuántas personas murieron o fueron heridas en el ataque.

Un video compartido por Zelenskyy mostraba pasillos pintados con motivos alegres pero cubiertos de metal retorcido. Habitación tras habitación lucia con las ventanas destrozadas. Los pisos estaban cubiertos de escombros.

Afuera, ardían autos destrozados, según un video difundido por el ayuntamiento de Mariúpol, con daños graves en al menos tres edificios de dos pisos. Gran parte del frente de un inmueble había sido destrozado. El consejo dijo que el daño fue “colosal”.

“Hay pocas cosas más depravadas que atacar a los vulnerables e indefensos”, tuiteó el primer ministro británico, Boris Johnson. Agregó que el presidente ruso, Vladimir Putin, deberá “rendir cuentas por sus crímenes terribles”.

Las autoridades, entretanto, anunciaron nuevos ceses del fuego durante el día en varias rutas de evacuación para permitir que miles de civiles escapen de los suburbios que rodean Kiev, así como de las ciudades del sur de Mariúpol, Energodar y Volnovaja, Izium en el este y Sumy en el noreste.

Los intentos anteriores de establecer corredores de evacuación seguros fracasaron en gran medida debido a lo que los ucranianos dijeron que eran ataques rusos. Putin, en una llamada telefónica con el canciller de Alemania, acusó a milicianos nacionalistas ucranianos de obstaculizar las evacuaciones.

No quedó claro de inmediato si alguien podía dejar otras ciudades el miércoles, pero los residentes se estaban yendo de los suburbios de Kiev, muchos de ellos hacia el centro de la ciudad, pese a que se escuchaban explosiones en la capital y las sirenas de alarma aérea sonaban reiteradamente. Desde allí, los evacuados planeaban abordar trenes hacia regiones en el oeste de Ucrania libres de ataques.

Mientras, los civiles que trataban de escapar del suburbio capitalino de Irpin se vieron forzados a caminar sobre tablones resbalosos de un puente improvisado, porque las tropas ucranianas volaron el puente de concreto a Kiev hace unos días para retrasar el avance ruso.

Con disparos esporádicos en el trasfondo, los bomberos sacaron a un anciano en una carretilla, un niño agarraba la mano de un soldado y una mujer se desplazaba lentamente con un gatito acurrucado dentro de su abrigo.