Gabriel Boric reivindica las movilizaciones populares en su primer discurso: “El pueblo es protagonista en este proceso”

Gabriel Boric reivindica las movilizaciones populares en su primer discurso: “El pueblo es protagonista en este proceso”

El presidente de Chile, Gabriel Boric, reivindicó este viernes en su primer discurso las movilizaciones populares durante el estallido social iniciado en 2018, y afirmó que “el pueblo es protagonista” en el proceso político que vive el país.

Frente a una multitud de seguidores que aguardaban su pronunciamiento en la ciudad de Santiago, el recientemente asumido jefe de Estado chileno dijo que sintió “profunda emoción” al atravesar la Plaza Constitución antes de entrar a la Casa de la Moneda, desde donde se dirigió a la nación.

“Existencialmente necesito compartirla con ustedes. El pueblo de Chile es protagonista en este proceso. No estaríamos aquí sin las movilizaciones de ustedes”, afirmó.

Boric destacó las luchas ciudadanas por la educación, el acceso al agua, las pensiones, las reivindicaciones feministas y de los pueblos originarios, entre otras demandas expresadas en las calles durante los últimos años de gestión de su antecesor, el ahora expresidente de centro derecha Sebastián Piñera.

“Aquí se escuchan también las voces de los que lucharon por los derechos humanos”, manifestó y recalcó la fortaleza del pueblo chileno frente a las adversidades históricas.

“Es este Chile que solo en un puñado de años ha debido atravesar terremotos, catástrofes, crisis, convulsiones, una pandemia mundial y violaciones a los derechos humanos que nunca más se repetirán en nuestro país”, aseguró.

 

“Siempre nos sacudimos el polvo, nos sacudimos las lágrimas, ensayamos una sonrisa y siempre seguimos”, continuó.

 

El mandatario de 36 años, el más joven en la historia del país, habló de la necesidad de “redistribuir las riquezas que producen las chilenas y chilenos”, y resaltó el legado del expresidente socialista Salvador Allende, derrocado por el golpe cívico militar que dio paso a la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

 

Por último, convocó a todos los chilenos a trabajar “en la construcción de un nuevo país”, porque “en Chile no sobra nadie, a la democracia la construimos juntos, y la vida que soñamos solo puede nacer de la convivencia y el diálogo”.

 

“Hoy era necesario hablar, mañana todos juntos a trabajar. Como pronosticara hace casi 50 años Salvador Allende, estamos nuevamente abriendo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, la mujer libre, para construir una nueva sociedad. Viva chile”, finalizó el exlíder estudiantil frente a una multitud que lo vitoreaba.