Pentágono justifica su decisión de no establecer zona de exclusión aérea en Ucrania

Pentágono justifica su decisión de no establecer zona de exclusión aérea en Ucrania

Estados Unidos RT.- El secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, declaró que la petición del Gobierno ucraniano de crear una zona de exclusión aérea en el país queda fuera de discusión.

El alto cargo explicó que la medida significaría una confrontación directa entre las fuerzas rusas y estadounidenses, escalando el conflicto hasta un nivel al que Washington se comprometió a no llegar.

“Hemos afirmado que establecer una zona de exclusión aérea significa entrar en combate […] con Rusia. Y es algo que ‒como hemos dicho antes y como ha dicho nuestro presidente‒ no íbamos a hacer, entrar en una contienda con Rusia”, aseveró el jefe del Pentágono en una prensa de rueda.

Este miércoles, el presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, volvió a retirar su llamado a las potencias occidentales para que tomen el control del espacio aéreo de su país con el fin de repeler ataques rusos. 

“Para controlar el cielo, hay que desactivar las defensas aéreas que están en tierra y algunos de esos sistemas de defensa aérea están en Rusia”, justificó Austin la negativa de EE.UU. Los misiles de crucero que alcanzaron ciudades ucranianas se dispararon desde territorio ruso, por lo que una zona de exclusión aérea no habría impedido esos ataques, explicó.

“Una zona de exclusión aérea significa estar en un conflicto con Rusia”, señaló Austin. “Nuestro presidente, Joe Biden, ha sido claro que las fuerzas estadounidenses no van a luchar en Ucrania. Dicho esto, haremos todo lo que esté en nuestras manos para apoyar a Ucrania en sus esfuerzos por defender su territorio”, agregó.

Vladímir Zelenski, a su vez, solicitó al Congreso estadounidense proporcionar a su país sistemas antiaéreos S-300 o de otro tipo en caso de que no sea posible establecer una zona de exclusión aérea. Paralelamente, la Casa Blanca publicó este miércoles una lista detallada en la que enumera los tipos de armamento que prevé suministrar a Kiev en el marco del nuevo paquete de ayuda militar de 800 millones de dólares.