Prensa rusa dice que muertes en Bucha son falsas

Prensa rusa dice que muertes en Bucha son falsas

WASHINGTON — A medida que salen a la luz videos y fotos horripilantes de cadáveres en Bucha, un suburbio de Kiev, la prensa aliada al Kremlin está diciendo que son un montaje sofisticado, una narrativa que los periodistas en Ucrania han mostrado que es falsa.

 

La táctica de diseminar falsedades o decir que noticias son falsificaciones para sembrar confusión y socavar a sus adversarios son tácticas que Moscú ha empleado durante años y que ha refinado con la llegada de las redes sociales por internet a sitios como Siria.

 

En transmisiones para millones de televidentes, corresponsales y presentadoras de los canales estatales rusos dijeron el martes que alguna evidencia en foto y video de la masacre era falsa, mientras que otra mostraba que los ucranianos eran los responsables.

 

“Entre las primeras en aparecer estuvieron esas fotos ucranianas, que mostraban cómo un cuerpo sin alma de pronto mueve una mano”, dijo un reporte el lunes en el programa Rusia-1. “Y en el espejo retrovisor se puede ver que los muertos parecen estar levantándose de nuevo”.

Pero las imágenes satelitales de inicios de marzo mostraron que los muertos quedaron abandonados en las calles de Bucha durante semanas. El 2 de abril, un video tomado desde un automóvil en marcha y publicado en internet por un abogado ucraniano mostró esos mismos cadáveres esparcidos en la calle Yablonska, en Bucha. De manera independiente, The Associated Press halló correspondencia entre los cadáveres de las imágenes satelitales de Bucha tomadas por Maxar Technologies con los de videos separados de la escena. Otros medios de prensa occidentales tuvieron reportes similares.

 

El fin de semana, periodistas de la AP vieron los cadáveres de decenas de personas en Bucha, muchas de ellas baleadas a quemarropa, y algunas con las manos atadas a la espalda. Al menos 13 cadáveres fueron ubicados en y alrededor de un edificio que los residentes dicen fue usado como base por las tropas rusas antes de su retirada la semana pasada.

 

No obstante, los funcionarios rusos y la prensa estatal han continuado promoviendo sus propias versiones, repitiéndola en periódicos, radio y televisión. Un artículo prominente en el portal de un popular diario pro-Kremlin, el Komsomolskaya Pravda, culpó de los asesinatos masivos a Ucrania, y aseguraba que era “otra prueba irrefutable de que el ‘genocidio de Bucha’ fue cometido por fuerzas ucranianas”.

 

Una columna de opinión publicada el martes por la agencia noticiosa estatal RIA Novosti decía que los asesinatos en Bucha eran un ardid de Occidente para imponerle sanciones más duras a Rusia.

 

Analistas apuntan que no es la primera vez en las seis semanas de invasión a Ucrania que el Kremlin ha empleado la estrategia de negar atrocidades y diseminar desinformación en una campaña coordinada por todo el mundo.

 

“Esto es lo que Rusia hace cada vez que reconoce que ha sufrido un revés de relaciones públicas por cometer atrocidades”, dijo Keir Giles, consultor sénior del Programa para Rusia y Eurasia del centro de estudios Chatham House. “Así que el sistema trabaja casi en piloto automático”.