Indonesia confirma la muerte de tres niños por hepatitis aguda

Indonesia confirma la muerte de tres niños por hepatitis aguda

En Indonesia fallecieron recientemente tres pacientes pediátricos con “sospecha de hepatitis aguda” infantil de origen desconocido, en medio del brote de esta enfermedad que está afectando a decenas de niños en más de una decena de países.

De acuerdo con un comunicado del Ministerio de Salud indonesio, las muertes ocurrieron en la capital, Yakarta, en el transcurso de las últimas dos semanas del mes de abril y en periodos distintos de tiempo. En todos los casos, los pacientes sufrieron de náuseas, vómitos, diarrea intensa, fiebre, ictericia, convulsiones y pérdida de conocimiento, detalla el informe.

Las autoridades sanitarias están realizando exámenes de panel viral con el propósito de identificar las causas de la dolencia. Mientras continúan las investigaciones epidemiológicas, los médicos recomiendan al público en general implementar protocolos de higiene como lavarse las manos, asegurarse de cocer bien los alimentos y evitar el contacto con personas enfermas.

“Si los niños tienen síntomas de ictericia, dolor abdominal, vómitos y diarrea repentinos, heces pálidas y convulsiones, deben llevarlos inmediatamente a centro de salud más cercano”, advirtió la portavoz del Ministerio de Salud, Siti Nadia Tarmizi.

Con casi 200 enfermos hasta la fecha, esta hepatitis ha sido detectada en 10 países de la Unión Europea, EE.UU., Israel y más recientemente en Singapur, donde se informó de la hospitalización de un bebé de 10 meses el pasado 29 de abril. Los primeros casos atribuidos a esta severa patología ocurrieron a comienzos del mes pasado en Reino Unido, país que sigue teniendo la incidencia más alta.

En su último informe, del 23 de abril, la Organización Mundial de la Salud indicaba que, hasta entonces, el brote había provocado al menos 169 casos de hepatitis, 17 trasplantes de hígado en pacientes menores de 16 años y un fallecimiento. Días después, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades incluyó 40 nuevos casos de menores enfermos en Europa.