Periodista asesinada en México había recibido amenazas

Periodista asesinada en México había recibido amenazas

COSOLEACAQUE, México (AP) — La directora de un portal de noticias del sureste de México que fue asesinada a tiros había recibido amenazas por su labor periodística semanas antes del ataque, afirmó el martes su hermano.

K53R4TY5NVAUDJSALSWGJYRVB4Yessenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García Olivera, directora y reportera, respectivamente, del portal El Veraz del estado de Veracruz, en la costa del Golfo de México, fueron baleadas la tarde del lunes mientras aguardaban sentadas dentro de un vehículo que estaba estacionado frente a una tienda de conveniencia en el municipio de Cosoleacaque.

Un día después de los homicidios, el pueblo seguía visiblemente conmocionado y con las calles vacías. Al caer la tarde, una veintena de amigos se atrevieron a llegar a la casa de los Mollinedo. Fue entonces que las mujeres de la familia abrieron el féretro, la pusieron sus zapatos de tacón bajo y se despidieron de la periodista con el féretro abierto.

Con los casos de Mollinedo Falconi y García Olivera se elevó a 11 la cifra de comunicadores asesinados en lo que va del año, que ha sido considerado el más mortífero para la prensa mexicana.

El ataque ocurrió a pocos días del asesinato del periodista Luis Enrique Ramírez Ramos, cuyo cuerpo fue localizado el 5 de mayo envuelto en una bolsa de plástico en un camino de tierra cerca de la localidad de Culiacán, en el estado norteño de Sinaloa.

Ramiro Mollinedo Falconi, también periodista, dijo que su hermana menor había recibido llamadas telefónicas amenazantes en las que le ordenaban eliminar las historias relacionadas con el crimen de su portal de noticias y que, más recientemente, había dedicado su cobertura a la alcaldía de Cosoleacaque.

“Nos estaba narrando que hace 15 días había sido objeto de amenazas, que le iban a partir su madre, que la iban a matar”, dijo Ramiro Mollinedo Falconi.

Tras lamentar los asesinatos de las dos periodistas, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que se investigaban los asesinatos. “Todos los días estamos trabajando como nunca se había hecho para proteger a las mujeres y a todos los ciudadanos”, agregó.

Mollinedo Falconi aseguró que el 30 de abril al salir de un evento, su hermana fue seguida por unos hombres no identificados que se trasladaban en un automóvil y una motocicleta, quienes le dijeron que “ya te tenemos ubicada”. Una situación similar sucedió el 4 de mayo, refirió el periodista.

Todavía con la camiseta que lo identifica como reportero de su propio sitio de noticias políticas “Ahora 30 30”, Mollinedo Falconi afirmó que su hermana no tenía enemigos políticos.

El Veraz, que fue fundado hace cinco años por Yessenia, se divulgaba a través de Facebook y parecía publicar casi exclusivamente avisos sobre eventos o información del gobierno del municipio. El lema de El Veraz era “Periodismo con Humanidad”.

“Algún grupo criminal de esta zona ordenó ejecutar a Yessenia por algunas publicaciones que había venido realizando por su trabajo”, sostuvo Mollinedo Falconi, y agregó que sospechaba que las historias relacionadas con la policía estatal habrían motivado las amenazas y que creía que las autoridades locales estaban protegiendo a los delincuentes.

A pesar de las amenazas, Yessenia no presentó una denuncia formal ante las autoridades ni se registró en los programas estatales o federales de protección de periodistas, dijo su hermano. “Pensó que de una u otra manera… se iba a acabar la amenaza como pasó hace año y medio que la amenazaron y que transcurrió (el) tiempo hasta ahorita, que fue que desgraciadamente la ejecutan”, comentó.

Mientras la familia esperaba la noche del lunes que las autoridades entregaran el cuerpo de la periodista, hombres desconocidos en una motocicleta y en un automóvil con vidrios polarizados pasaron varias ocasiones frente al lugar.

“Claro que tememos por nuestras vidas”, dijo Mollinedo Falconi al denunciar que su familia ha sido objeto de secuestro, extorsión, represión y amenazas de muerte y que sus hermanos tuvieron que salir del estado para “evitar ser ejecutados”.

García Olivera había estado trabajando para su hermana por menos de un año, precisó el periodista. Los gobiernos estatal y federal de México han sido criticados por no prevenir los asesinatos de periodistas ni investigarlos lo suficiente.