Abinader encabeza acto a la Bandera en el Palacio Nacional

Abinader encabeza acto a la Bandera en el Palacio Nacional

 Santo Domingo.- Acompañado de su Gabinete,el presidente Luis Abinader encabezó este miércoles el tradicional acto de izamiento de la Bandera en la escalinata del Palacio Nacional por motivo al mes de la patria.

El acto inició a las 8:00 de la mañana con el canto del Himno Nacional mientras la Bandera tricolor nacional era izada y se lanzaban 21 salvas con los honores militares correspondientes.

“Es motivo de satisfacción personal y orgullo cívico para un ciudadano rendirle honor a los símbolos que representan su nacionalidad. Es una muestra de respeto y fidelidad que ennoblece y engrandece al mismo y a la nación”, expresó el mandatario Abinader.  

Discurso en homenaje a la Bandera

Es motivo de satisfacción personal y orgullo cívico para un ciudadano rendirle honor a los símbolos que representan su nacionalidad.   Es una muestra de respeto y fidelidad que ennoblece y engrandece al mismo y a la nación.   Eso es lo que estamos haciendo en este momento que tiene vocación de permanencia, tributarle honores a la enseña tricolor que nos representa en el mundo como nación libre, soberana y democrática.

Nuestra bandera tricolor, idealizada y diseñada por el padre de la patria Juan Pablo Duarte, dejando vivo testimonio en el juramento trinitario el 16 de julio de 1838, confeccionada por manos de mujeres patriotas como María Trinidad Sánchez, Concepción Bona, María de Jesus Pina, Isabel Sosa, esta matizada por un profundo sentido espiritual,  La cruz blanca en el centro, y dentro de la misma el Escudo con la biblia abierta en el evangelio de Juan “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”, coronado con las palabras sacramentales de Dios, Patria y Libertad.

Este sentido espiritual nos ha acompañado desde los esfuerzos previos a la independencia, en la concepción misma de la Sociedad La Trinitaria, nombre cristiano y núcleo ideológico de la dominicanidad y la independencia proclamada el 27 de febrero de 1844.   Y se hizo patente durante todo el trayecto histórico para consolidar nuestra identidad y el perfil independiente de la República Dominicana.

Nos inclinamos respetuosos ante el pabellón nacional porque representa las luchas heroicas de nuestro pueblo por la autodeterminación, la soberanía, la democracia y la justicia social.

Hacemos este homenaje al lienzo patrio porque nos identifica en la decisión de ser una nación grande, material y espiritual; con una sociedad educada y desarrollada en valores democráticos, cristianos y productivos.

Reverenciamos el estandarte de la dominicanidad porque representa la dignidad, la decencia, la honradez y la entrega laboriosa de los servidores públicos que cumplimos el mandato de Duarte, de trabajar por y para la patria.

Nos abrazamos a nuestra hermosa bandera porque ella convoca, en todo lo que representa, al pueblo a vencer las dificultades y las grandes crisis.  lo estamos logrando con inteligencia, capacidad de trabajo, honestidad y voluntad creadora y patriótica.

No es casualidad que la lucha contra la Covid-19 y sus efectos negativos en la salud, la economía y en todos los ámbitos sociales, halla sido exitosa, constituyendo nuestro país un referente de normalización social y reactivación económica a nivel internacional.   Repito no es casualidad, es  la fuerza espiritual de la patria misma que guia las acciones de un gobierno que le sirve a su pueblo con eficiencia, humildad, pasión y transparencia.

En los momentos de desafíos, los pueblos apelan a su historia heroica, a sus símbolos sagrados para empinarse y vencer.  Es por eso que proclamamos con fortaleza inquebrantable y plena confianza en el presente y en el porvenir brillante de la nación, el lema inmortal de la dominicanidad, ¡Dios, Patria y Libertad!

¡Viva la Republica Dominicana!