Ayuntamiento Santo Domingo Este deplora violencia desproporcionada en rescate de espacios públicos

Ayuntamiento Santo Domingo Este deplora violencia desproporcionada en rescate de espacios públicos

 

El Ayuntamiento de Santo Domingo Este deploró este domingo la violencia desproporcionada con la que integrantes de una brigada de Defensa de Espacios Públicos desalojaron a un vendedor ambulante de frutas  que se movilizaba por una avenida céntrica de la ciudad.

 

En un comunicado oficial, el cabildo explicó que, aunque su equipo se encuentra desarrollando un intensivo rescate de aceras, calles y parques que habían sido privatizados y arrabalizados durante años, el nivel de violencia que se observa en el referido caso no se corresponde con la visión de ordenamiento inclusivo y rescate de la ciudad que se desarrolla en el municipio.

 

El Ayuntamiento aseguró que el caso será investigado, la persona afectada resarcida y se aplicarán y publicarán  los correctivos que sean necesarios.

 

“Estamos creando zonas de tolerancia, registro y formalización de las ventas informales, además de que saneamos y reorganizamos completamente los dos mercados del municipio. Nuestro interés es construir un ordenamiento inclusivo en la ciudad,  respetando los derechos humanos y abriendo otras oportunidades a los ciudadanos que se dedican a las ventas informales”, dice el documento puesto a circular en la mañana de este domingo.

 

A continuación el documento íntegro:

 

COMUNICADO

 

Violencia desproporcionada en el proceso de rescate de espacios públicos

Miembros de una brigada del Ayuntamiento cometieron agresiones deplorables contra un vendedor de fruta que operaba ilegalmente en una esquina.

 

Con apego a la ley y previas notificaciones recuperamos aceras y calles privatizadas.

Pero en este caso la violencia es injustificable.

Tomaremos medidas para resarcir al afectado, aplicar correctivos y evitar que la situación se repita.

 

Solicitamos la colaboración de la ciudadanía con el proceso de rescate de los espacios públicos que son privatizados en detrimento de la población general.

 

El proceso de ordenamiento y cambio de la ciudad genera fuerte resistencia, pero las agresiones físicas desproporcionadas no forman ni deben formar parte de los protocolos de trabajo de nuestros servidores.

 

Estamos creando zonas de tolerancia, registro y formalización de las ventas informales, además de que saneamos y reorganizamos completamente los dos mercados del municipio.

 

Nuestro interés es construir un ordenamiento inclusivo en la ciudad,  respetando los derechos humanos y abriendo otras oportunidades a los ciudadanos que se dedican a las ventas informales.

Agradecemos las observaciones que la ciudadanía ha expresado sobre  este caso.