Viernes de Dolores ¿Por qué se celebra?

Viernes de Dolores ¿Por qué se celebra?

Santo Domingo.-El viernes de los dolores es el inicio del fin de la Cuaresma. Es el viernes anterior al Domingo de Ramos, comprendido dentro de la última semana de la Cuaresma, también conocida en el catolicismo como Semana de Pasión.

En algunas regiones es considerado como el inicio de la Semana Santa o Semana Mayor al iniciarse en éste las procesiones. En este día los católicos expresan su fervor religioso en la celebración de los Dolores de Nuestra Señora.

Esta antigua celebración mariana tuvo mucho arraigo en toda Europa y América, y aún hoy muchas de las devociones de la Santísima Virgen del tiempo de Semana Santa.

El Viernes de Dolores, conmemora los sufrimientos de la Madre de Cristo en sus últimos días de su ministerio terrenal.

Historia

En el siglo XVII se dio principio a la celebración litúrgica de dos fiestas dedicadas a los siete dolores, una el viernes antes del Domingo de Pasión, llamado Viernes de Dolores, y otra el tercer domingo de septiembre. La primera fue extendida a toda la Iglesia, en 1472, por el papa Benedicto XIII; y la segunda en 1814, por Pío VII, en memoria de la cautividad sufrida por él en tiempos de Napoleón.

La página católica Primeroscristianos.com destaca que la fiesta de este día hace alusión a siete dolores de la Virgen, sin especificar cuáles fueron éstos. Lo del número no tiene importancia y manifiesta una influencia bíblica, ya que en la Sagrada Escritura es frecuente el uso del número siete para significar la indeterminación y, con más frecuencia tal vez, la universalidad.

Según esto, conmemorar los Siete Dolores de la Virgen equivaldría a celebrar todo el inmenso dolor de la Madre de Dios a través de su vida terrena.

Los dolores de María

La piedad cristiana suele referir los dolores de la Virgen a los siete hechos siguientes:

1-) la profecía de Simeón 2-) la huida a Egipto; 3-) la pérdida de Jesús en Jerusalén, a los 12 años;

4-) el encuentro de María con su Hijo en la calle de la Amargura; 5-) la agonía y la muerte de Jesús en la cruz; 6-) el descendimiento de la cruz; y 7-) la sepultura del cuerpo del Señor y la soledad de la Virgen.