Peces de Florida presentan una cantidad alarmante de medicamentos

Peces de Florida presentan una cantidad alarmante de medicamentos

Fuente: Agencias
Miami. – 
Diecisiete medicamentos recetados se encontraron en un solo pez en Florida durante una investigación sobre la contaminación farmacéutica de las especies marinas.

Los hallazgos corresponden al resultado de un estudio de tres años de los macabís en la Bahía de Biscayne y los Cayos de Florida realizado por la Universidad Internacional de Florida (FIU) y el Fondo para el Macabí y el Tarpón (BTT).

En ese sentido, los investigadores examinaron la sangre y otros tejidos de 93 macabís, que normalmente nadan en aguas costeras e insulares tropicales poco profundas.

Encontraron un promedio de siete fármacos en cada macabí, y 17 en un solo ejemplar. La lista de medicamentos incluye algunos usados para la presión arterial, antidepresivos, medicamentos para el tratamiento de la próstata, antibióticos y analgésicos.

También se encontraron medicamentos en las especies de las que se alimenta el macabí; como cangrejos, camarones y otros peces, lo que sugiere que más especies marinas de Florida están expuestas.

Los fármacos terminan en el océano a partir de las aguas residuales humanas con contaminantes que no han sido suficientemente captados por las plantas de tratamiento.

Incluso en dosis bajas, la exposición a medicamentos puede afectar la conducta de los peces y puede ser perjudicial para su reproducción, migración y supervivencia.

La investigadora principal Jennifer Rehage, ecologista costera y de peces y profesora asociada en el Instituto de Medio Ambiente de la FIU, calificó los hallazgos de “verdaderamente alarmantes”.

Los medicamentos

“Los productos farmacéuticos son una amenaza invisible, a diferencia de las floraciones de algas o las aguas turbias. Sin embargo, estos resultados nos dicen que son una gran amenaza para nuestras pesquerías, y destacan la necesidad apremiante de abordar nuestros antiguos problemas de infraestructura de aguas residuales”, explicó la profesora Rehage.

Los investigadores señalaron que, aunque se surten cinco mil millones de recetas en los EE.UU. cada año, no existen regulaciones ambientales para la eliminación de estos medicamentos en todo el mundo.